Cargando

Noticias

Los retos en la logística mexicana

Nuestro país enfrenta amplios desafíos, lo que representa enormes áreas de oportunidad para eficientar las cadenas de suministro.

single page image

Nuestro país enfrenta amplios desafíos, lo que representa enormes áreas de oportunidad para eficientar las cadenas de suministro.

Aunque en México hemos avanzado a pasos agigantados en la búsqueda de una logística eficiente en las cadenas de suministro, mucho falta por hacer y por enfrentar. La economía, las empresas, los consumidores no son estáticos, son dinámicos, cambian constantemente, en ese sentido la logística debe responder a esos nuevos retos.

Actualmente, el costo logístico de las grandes empresas en México es aproximadamente de entre 9 o 10%, mientras que para las pequeñas y medianas compañías llega a representar hasta 14% del valor de sus ventas.

Pero ¿Cómo lograr abatir los retos que enfrenta México?

Sin duda, el primero de ellos es mejorar la infraestructura en puertos y carreteras. Si se pusiera énfasis en este aspecto se podría reducir medio punto del porcentaje del costo logístico y llevaría a nuestro país a conformarse como una plataforma logística de clase mundial. Eso deberíamos estar pidiendo todos los sectores productivos del país.

El segundo punto crucial es el tema de inseguridad, las estadísticas mensuales señalan que los robos se incrementan. Aunque las empresas no dejan de invertir en tecnología para combatirla, no es suficiente. Si en nuestro país hubiera voluntad política para aplicar la ley y el Estado de Derecho esto podría significar dos puntos porcentuales del costo logístico, incluida la mercancía hurtada o primas de seguros.

Un tercer aspecto importante es impulsar a las pequeñas y medianas empresas a eficientar su logística y cadena de suministro. Aunque las segundas o terceras generaciones al mando están más abiertas a reaccionar y reinventar su logística y distribución, tienen que apostar por adoptar mejores prácticas, tecnología o soluciones para ser competitivas.

Como cuarto y último punto está la vinculación con las universidades. Actualmente, los ejecutivos logísticos llegan a esta actividad por “casualidad” y no por vocación. Es urgente trabajar con la academia para promover la creación de carreras profesionales, apoyarlas a la actualización del profesorado y de contenido. En conclusión nuestro país aún tiene un largo camino que recorrer.

Compártelo

Patrocinadores